miércoles, 16 de abril de 2014

De cine: 2014 (I)

Momento obvio: ya hemos terminado el primer trimestre del año.  

Y como soy una astragada de la vida, hago listas desde 2011. Apunto todo lo que leo, veo, exposiciones, teatros...igual roza lo del postureo que tanto criticaba el otro día. Pero luego me gusta ver cómo me ha cundido todo, y para flipar con lo rápido que pasa el tiempo.

Hablando de cundir, creo que necesito aburrirme y perder el tiempo...menos mal que las minivacaciones de Semana Santa están al caer. En vida "normal" tengo siempre la sensación de aprovechar el tiempo bien, siempre estoy viendo algo, leyendo algo. También es verdad que lo de vagar sin rumbo por internet no me gusta especialmente, pero a veces uno necesita desconectar y sólo hacer el vago.

Hoy toca resumen de pelis: 

- lo mejor: he visto 24 pelis en tres meses, dos por semana más o menos.
- lo peor: he ido poco al cine. Creo que mi umbral de precio está en 5 euros, salvo excepciones, no estoy dispuesta a pagar más por una peli de estreno. Igual es poco. Pero los cines deberían plantearse que igual es mejor llenar la sala a 5 euros que llenarla al 20% a 9...ellos verán.

- he visto cuatro pelis en el cine: El lobo de Wall Street, Monuments men, La gran estafa americana y la nueva del Capitán América.

- sólo dos eran repetidas: A por todas y Algo prestado

- cuatro son documentales: James Gandolfini, tribute to a friend, 20 feet from Stardom, Blood brother, Sondheim en seis canciones

- dos son españolas: Función de noche, La gran familia española

- el resto, son pelis de todo tipo, salidas del plus/Yomvi o de los torrents, no voy a negar mi realidad como piratilla, a pesar de saber que está muy mal hecho. Me justifico pensando en todo el dinero que gasto en cultura por otros lados.
Estas son las demás, me planteé ir reseñándolas, pero si no me da la vida para los libros, no voy a buscar tiempo para las pelis, resumen trimestral y a correr: Amenaza tormenta/En la tormenta, El último concierto, Her, Red 2, Movie 43, Somos los Miller, The butler, Agosto, Rush, Blue Jasmine, Verónica Mars

- en cuanto a notas, por un lado soy muy rata para dar las cinco estrellas (Her, About time, Sondheim en seis canciones...y A por todas, que es mi peli pedorrer favorita) pero por otro soy generosa y hay ocho treses y doce cuatros. La media (a ojo) se acerca al cuatro. Muy bien.

¿Planes para el segundo trimestre? Lo que surja.

lunes, 14 de abril de 2014

Cuando la ópera es un auténtico regalo


"¿Cómo? ¿Que Plácido Domingo está cantando Simon Boccanegra en Valencia! ¡Y de barítono! ¿Quedarán entradas? ¡La leche, quedan 9 entradas para el domingo! ¿Por cuánto me sale el AVE? ¿Y una noche de hotel allí? Hmmm..."


Esas dos líneas resumen mi proceso mental a raíz de un correo que me mandó un amiguete anónimo, con una reseña sobre el asuntillo en cuestión, y que terminó conmigo en el Palacio de Las Artes de Valencia la tarde del primer domingo de abril. Con dos cojones.

Aprovecho para saludar a Gordipé, que es una guía y anfitriona de lujo, y que me llevó a merendar y me dejó en la puerta del teatro con tiempo de sobra. Un besazo ;)



La ópera:


No es de las archiconocidas de Verdi, pero está muy bien. Corta para lo que suele ser la "típica" ópera, sencillita para el público no iniciado (aunque no tiene fragmentos famosos), entretenida dentro de los tópicos argumentales, y potencialmente vistosa (aunque sin pasarse).

La primera vez que la vi fue en 2011, vía satélite, y fue la primera vez que escuché a Plácido como barítono. Me encantó la obra, el montaje, y el Sr. Domingo, y me la compre en DVD según salió a la venta.

¡Evidentemente, verla en vivo y en directo por Plácido Domingo, era algo que no podía dejar pasar!




La representación:


El montaje: sobrio y correcto, en la línea del "ABC" de los montajes actuales:

A de Atemporal: una espada y un ropaje amplio, y no sabes si estás en Roma, en la Edad Media, en el Renacimiento, o si ha habido un holocausto nuclear y hemos vuelto para atrás.
B de Barato: no digo que estos montajes no tengan mucho trabajo detrás y mucho devanarse los sesos pero no nos engañemos, esos dos bancos y esas cuatro rejas que se mueven no han roto ningún bolsillo.
C de Correcto: esto es importante. Quiere decir que no ofende al espectador (Alceste, I'm looking at you) y que no te distrae de lo realmente importante, que es todo lo demás.


La ejecución: pues todo estupendo, la verdad.

Me encantó la orquesta, me gusto mucho el coro, me gustaron también los protas (el que hacía de Adorno, un poco menos, pero porque no me gusta ese timbre de voz), y aluciné con Plácido. Pues claro que tiene la pila de años y que no canta como antes, pero podría con más de un barítono ("maldítono") que anda por ahí suelto. Y si hablamos de su presencia y dramatismo... OMG.

Es lo bueno de que te guste la música y entender algo, pero tampoco mucho. Los verdaderos expertos te dirán que la orquesta se columpió en no-sé-qué, o que Domingo se queda en no-sé-cuál nota... Ya se sabe, con el conocimiento llega la pérdida de la inocencia y de otras cosas (pero eso daría para otro post menos festivo). Para mí, y para todos los que nos tiramos diez minutos aplaudiendo emocionados, fue una experiencia inolvidable.



El teatro:

Conocía la Ciudad de las Artes y las Ciencias, pero no había visto el Palacio de Las Artes por dentro, y me pareció chulísimo. Bonito, original, muy cómodo (asientos "en grada" con buena visibilidad -alguno habrá que no, claro-, subtítulos en varios idiomas en visores independientes en el respaldo de la butaca anterior, accesos amplios...) y con vistas espectaculares.

Cierto es que, como dice la web, "Calatrava te la clava", pero el edificio es una pasada... aunque se esté pelando un poco por fuera (!!). Aquí os dejo unas fotos, para que podáis opinar.


¡Pedazo de vistas!

Original y bonito, ¿verdad?

Desde mi butaca ¡Visibilidad perfecta!

Tiene un puntito como de "otro mundo", ¿no?

El Regalazo:

Y para que la experiencia fuera redonda del todo, ¡Bichejo me regaló la entrada por nuestro tercer aniversario como tortolitos casados! Suelo ser yo su mecenas, pero en esta ocasión me he dejado regalar, y con mucho gusto. Es una señorita muy lista, y sabe que para mí era algo muy especial, y no quiso desaprovechar la oportunidad. ¡A ver quién le dice que no! ¡Muchas gracias, morrr!

Si para mí una buena noche de ópera es siempre un auténtico regalo, esta vez fue más cierto que nunca ;)



jueves, 10 de abril de 2014

Ensalada loca

Con este libro he terminado a Nora Ephron. No hay más. O al menos, yo no he localizado más. Y aunque sé que volveré a ella, me llena de pena saber que no hay más.

Me ha encantado todo. No siempre estoy de acuerdo con lo que dice, pero que es capaz de explicarse bien y que quede claro. 

Este libro, de 1975, habla de feminismo. Cualquier cosa que diga yo sobre el tema va a estar peor dicha que las cosas que decía Nora, así que aparte de decir que me ha gustado mucho y que toda su obra me parece muy recomendable, poco más tengo que decir. Que lo diga ella. Recordad, 1975

"El movimiento de liberación de la mujer hace, en este momento de la historia, que el partido comunista norteamericano de los años 30 parezca un monolito...Hay hostilidad entre las solteras y las casadas, entre las que trabajan y las amas de casa, entre las mujeres sin hijos y las madres. He oído incluso a una mujer defender su amor por la cocina ante un grupo incrédulo que creía que el mero hecho de cocinar, no digamos ya la complacencia en ello, era tragarse el peor género de condicionamiento cultural. En una ocasión intenté explicarle a una compañera feminista por qué me gustaba llevar maquillaje; ella contestó explicándome por qué a ella no. Ninguna de nosotras entendió  una palabra de lo que decía la otra"

"En los últimos meses, su influencia política dentro del movimiento se ha debilitado hasta el punto de que cuando tiene razón (lo cual en ocasiones sucede, aunque por los motivos equivocados) nadie le presta la menor atención"

"Y así vemos que los médicos trabajan para las empresas farmacéuticas y recetan en consecuencia, los hospitales se aprovechan de los pobres, las leyes están anticuadas, etc, etc. Saber cómo es tu útero no puede perjudicarte, supongo, y saber más sobre tu propio cuerpo sólo puede ser positivo, pero resulta vergonzoso el que se dedique tanta energía a esta clase de contemplación y tan poca a cambiar la estructura política. Hay en todo el movimiento una tendencia a complacerse excesivamente en la confesión, a elevar La Charla a la condición de fin religioso en sí mismo, a alcanzar el punto en el que el conocimiento de sí mismo se disuelve en narcisismo de alto nivel. Sé que a menudo el péndulo tiene que oscilar unos cuantos grados en la dirección errónea antes de centrarse, pero una se agota a veces esperando que la cosa se centre"

"Una buena parte de la razón por la que me hice periodista fue que era demasiado cínica y distanciada para comprometerme con algo; estaba condicionada por mi carácter a ser testigo de los acontecimientos. O al menos eso me decía.
Y ahora las cosas han cambiado. Aún me fastidia que me incluyan en el periodismo participativo; pero soy escritora y soy feminista y las dos cosas parecen entran en conflicto de modo constante.
Me temo que el problema consiste en que como escritora estoy comprometida con algo que, Dios me asista, considero La Verdad y como feminista estoy comprometida con el movimiento. Y desde que libremente me comprometí con él, considero una de las ironías constantes de este movimiento el que no haya forma de decir la verdad sobre él sin que en cierto modo parezca que se le ataca [...] En realidad, el movimiento no es sino una masa amorfa y reducida de mujeres individuales y grupos, la mayoría en desacuerdo. En realidad, la crítica del movimiento no paralizará su impulso. En realidad soy lo bastante inteligente como para saber que nada de lo que escribo afecta realmente de modo significativo a todo el asunto. Y sin embargo, sabiendo todo esto, me preocupo. Soy escritora. Soy feminista. Cuando de vez en cuando consigo sobreponerme a mis tendencias políticas y llegar a la verdad me siento un poco mejor. Y luego me preocupo mucho más"




martes, 8 de abril de 2014

El lector de Julio Verne

Y otro libro más. ¿No querías caldo? Pues toma, dos millones de tazas. 

He terminado (hace un mes) este libro de Almudena Grandes, que compré el mismo día que salió y del que me había olvidado plenamente. Hasta que anunciaron que salía el siguiente, que también he comprado y del que voy a pasar unos meses porque si no, se me hace bola leer varias cosas seguidas del mismo autor...no es del todo cierto, pero en este caso lo empecé y se me estaba haciendo bola.

Me encanta la Grandes. Escribe que es una maravilla. Aunque ella como persona no me cae bien, me repele bastante y pobre, porque tampoco tengo muchos elementos de juicio, pero es verla y pffff, nada bien. Pero joder cómo escribe, que es de las pocas cosas que me enganchan en lo que el líder decía del hiperespacio lector.

La historia me ha gustado mucho, transmite muy bien la represión en un pueblo pequeño, en el que todos saben, pero hacen como que no saben, las cosas que están pasando en el entorno. La cobardía de unos y la temeridad de otros. Sí que es verdad que a veces se puede acusar a Almudena Grandes de que los buenos son siempre muy buenos y los malos muy malos (y esa bondad o maldad está relacionada con las afinidades políticas), pero en este libro bastante menos. Hay muchos grises, muchos casos justificados de estar cumpliendo simplemente con su deber. Todos tienen secretos y muchos hacen cosas de las que no se sienten orgullosos, pero la alternativa es peor.

2Ese sueño era mejor que el primero, pero como casi todo lo que es mejor en esta vida, duraba poco."

"La regla de oro consistía en acatar la voluntad del terror, reducir la vida al mínimo y no hacer nada, mirar sin ver, escuchar sin oír y no comprender. Quizás en las ciudades fuera distinto, pero en un pueblo como Fuensanta de Martos, ese vivir apenas, vivir sin sentir,era el único recurso al alcance de quienes aspiraban a una supervivencia que nada ni nadie podía garantizarles"

"Tu padre se ha muerto de pena, que parece una muerte tonta, pero es la peor de todas"

"En las personas valientes el miedo es sólo conciencia del peligro, pero en los cobardes es mucho más que ausencia de valor. El miedo también excluye la dignidad, la generosidad, el sentido de la justicia, y llega incluso a perjudicar la inteligencia y alarga las sombras de todas las cosas"

"Lo que quiero explicarte es que la verdad es toda la verdad, y no sólo una parte. La verdad es lo que nos gusta que haya sucedido y además, lo que ha sucedido aunque nos guste tan poco que daríamos cualquier cosa por haberlo podido evitar"

domingo, 6 de abril de 2014

Primavera con una esquina rota

Sigo con un retraso inmenso en estas reseñas de libros, que aunque me cuestan a veces, me está gustando mucho hacer (tiemblo al pensar cómo narices reseñar los de Agatha Christie, van a ser reseñas de dos líneas). Este libro lo leí básicamente para que Pau no me diera más la brasa con él, total, voy a conseguir un par de meses de paz y luego me empezará a dar la brasa con otro...lo bueno de sus brasas es que he leído cosas estupendas, y descubrí a Lionel Shriver, que me fascina. Así que, Pau, antes de que te pongas torito (#lofiu), gracias por darme la brasa. Pero dame europeos o norteamericanos.

A mí no me ha gustado nada. Sé que es uno de tus libros más favoritos, pero no me ha gustado nada. Y la culpa de todo es la parte de la niña. Impostada total, no me creo para nada esa ingenuidad fingida, es que me imagino a Benedetti, ese señor con bigote, intentando meterse en la piel de una niña y me parto. No me lo puedo tomar en serio.

El libro va de exilios, desexilios, abandonos forzados, la pérdida de libertad...temas que para una prejuiciosa como yo son recurrentes en la literatura latinoamericana que, salvo excepciones, no me interesa nada. ¿Debería interesarme? Seguramente, pero no me da la vida para que me interese todo y tengo que seleccionar. Y para leer unas cosas tengo que dejar otras...dice poco de mí que pase de Benedetti para leer sobre las tías chaladas de Gillian Flynn, pero qué le vamos a hacer.

Total, que como reseña, floja. Pero he marcado frasecitas y todo


"Siempre hay alguien que está peor, como concluía Esopo. O peorísimo, como concluyo yo"

"Era bolsilludo hasta los caracuses"

"Pero lo cierto es que la palabra puerta es de las que aquí más se barajan, más aún que todas las otras palabras que esperan detrás de esa puerta, porque todos sabemos que para llegar a ellas, para llegar a las palabras hijo, mujer, amigo, calle, cama, café, biblioteca, plaza, estudio, playa, puesto, teléfono, es imprescindible traspasar la palabra puerta"

"No nos atrevimos a liquidarlos a todos cuando tuvimos la oportunidad, y en el futuro tendremos que soltarlos. Debemos aprovechar el tiempo que nos queda para volverlos locos."

"Porque uno no sabe quién es realmente, cuán incinerable o incombustible es, hasta que no pasa por alguna hoguera"