miércoles, 15 de octubre de 2014

Chick-lit veraniego

​Lo primero la nota para el anónimo distanciado: estos libros no son para ti. Toda la vida he leído chick lit y siempre me ha entretenido, vivo en una crisis constante con el género y este verano me he liado a darle oportunidades. No sé si me he hecho mayor, si he refinado el gusto o si es que las autoras que me gustaban también quieren tocar temas más serios, pero nada, no hay manera. Este verano además, tenía mucha gana de leer cosas totalmente intrascendentes, y a eso me he dedicado.

Promesas por cumplir: Jane Green siempre mete alguna otra problemática, las relaciones con la suegra, ​la crisis de los treinta...en lugar de las típicas jóvenes y dinámicas. El libro no es horrible. Pero no lo recordaré dentro de un año y seguramente acabe releyéndolo por error dentro de dos o tres. El título no tiene sentido, y eso que por una vez lo han traducido literalmente desde el inglés. Pero allí nadie promete nada ni hay problemas en el matrimonio protagonista ni nada. Es bastante previsible y con final casi feliz pero de mucho llorar, pero no lloré nada. Debería rendirme a la evidencia y pasar ya del género.

Es un puro drama, ya aviso.

"Ha pensado muchas veces en dejarla, pero si la idea por sí misma ya le resulta agotadora, el proceso físico y real de llevarlo a cabo lo agobia hasta lo indecible. No es que odie a su mujer, ni siquiera le cae mal; sencillamente no sabe por qué siguen casados."



​El secreto de mi marido: SPOILER de todo el libro. Este libro es lo más gore del mundo. Mujer que encuentra una carta de su marido en plan para abrir cuando me muera. Y la abre. Y resulta que su marido de joven mató sin querer a una novia secreta que tenía. Muy fuerte.

​La madre de la novia secreta es amiga y vecina de la mujer del asesino y al final del libro, pensando que va a atropellar al que ella cree que es el verdadero asesino (que era otro novio secreto de la hija muerta y que ahora es el amante de la cuñada del asesino...no intentéis entenderlo, es imposible y carece de todo sentido), coge y atropella a la hija del asesino, y la niña pierde un brazo. El asesino le confiesa la verdad y la madre de la muerta decide que no le va a denunciar porque bastante tiene con haber dejado manca a la hija. Según lo escribo me va pareciendo más y más absurdo. 

Al final resulta que la muerta murió accidentalmente porque tenía un problema en la aorta, pero eso nunca lo sabrán los implicados. Todo muy gore y muy retorcido, yo me reí mucho durante las últimas páginas.​​



Y tú, ¿lo has encontrado?​ Este al menos es original. No son jovencitas dinámicas, sino chicos, no sé si dinámicos, pero chicos. Son tres hermanos, cada uno en una situación sentimental distinta: está muy bien porque hay de todo (cuernos, locas que mandan pelos por correo, hermanos que se enamoran de la novia de su hermano, embarazos por sorpresa...hay ahí un cambio de parejas bastante majo), pero es el más entretenido de los cuatro de la multirreseña. Lo malo de estos libros es que es difícil que el final te sorprenda, el único aliciente es que el camino al final feliz sea entretenido.
Hay un personaje en plan místico que se supone que es muy importante para la trama y que a mí me ha parecido de relleno.


"El mejor regalo, el regalo que quería pero que no sabía que quería. Un regalo que demostraba que le escuchaba, que recordaba las cosas que él decía que lo que era importante para él era importante para ella. Un regalo que demostraba que él le importaba."



Para siempre jamás: ¿veis? Se me olvidan los libros y luego me los vuelvo a leer al cabo de los años. Es la historia de unos cuernos desde el punto de vista de la cornuda, que lo sabe y se dedica a putear a la otra para que su novio vuelva a ella. Hace unos años me parecieron las dos unas pringadas, este año me ha puesto de mal humor. Al que hay que putear es al que te pone los cuernos. Ella no tiene ningún compromiso contigo, ya está bien de echar la culpa a la otra. El que tiene la culpa es el que incumple su promesa. Es un tema que me pone de los nervios.
Es un poco gracioso en plan qué pena dan ver a las dos haciendo el pringado, pero ¿quién no ha hecho el pringado alguna vez? Pues eso.

"Debe de haber pocas cosas tan autodestructivas como saber que no eres suficiente para la persona que amas"

martes, 14 de octubre de 2014

Ibiza

Cosas ibicencas varias
En teoría íbamos a haber ido en junio: un tiempo estupendo, billetes razonablemente baratos, primer baño del verano. Todo maravilloso, maravilloso.

Pero me puse malita y fue imposible. Pudimos cambiar los billetes para el primer fin de semana de octubre: un tiempo pichín, los billetes ya rozaron lo caro y ni siquiera nos planteamos darnos un baño.

En realidad da un poco igual todo. Porque lo que importa es otro montón de cosas

- el sitio: Ibiza. Así como concepto demuestro una vez más que soy una paleta. Pensaba que era una isla muchísimo más pequeña. Al final no necesité machete ni ir a la tienda esa que nunca me acuerdo como se llama en la que venden las cosas para ir de excursión. Doctor no sé qué...(vale, ya lo he mirado, Coronel Tapioca, se me olvidará antes de terminar de escribir el post). El vuelo es maravilloso porque no se tarda nada y porque por primera vez en un montón de tiempo no me drogué para volar. Una mayor. Y una inconsciente. Flipando todo el tiempo: hay carreteras. De varios carriles!!
Y unas playas brutales, unas vistas preciosas, otro ritmo de vida.

- los planes: he cantado en un concierto de un grupo catalán (La iaia, muy guay), me ha dado un ataquito de los míos en un espectáculo llamado Ultrashow. Hemos comido carnaza espectacular. Hemos visto caer el sol sobre el mar abierto. Hemos hecho un montón de kilómetros y paseado por una muralla. He conocido a gente muy maja y además tuvimos una quedada tuitera improvisada con Pijacosadora y Suikabella, que son encantadoras las dos.
Hemos trasnochado, no hemos madrugado nada, me he duchado viendo el mar. Si estoy cerca del mar soy la mejor versión posible de mí misma. 

- lo mejor, la compañía: eso es obvio. He conocido al barbudo y me he hecho fan casi desde el momento uno. Un tío simpático, con conversación, inteligente y con sentido del humor. Y encima es fan de mi imitación de Chiquito. Adoración total.
Y mi Themi, que además cumple hoy años, lo del culo. Felicidades, preciosa. Has sido la anfitriona perfecta, nos has paseado, nos has mimado hasta el disparate...siempre es un gusto pasar tiempo contigo, nos hemos reído la vida, eres un amor y transmites siempre buen rollo. Tus amigas, pues como tú, muy simpáticas con nosotros. Lo hemos pasado sensacional y ya estamos planificando volver a dar guerra en primavera. Para ir a bañarnos. 
He vuelto igual de relajada que si me hubiese ido dos semanas, ha sido un cambio de ritmo que me ha venido de lujo. No pienses que volvemos pensando que hemos hecho poco, hemos hecho justo lo que queríamos hacer, estar contigo. 

Ha sido sensacional todo, sobre todo verte bien, contenta y feliz, que es como tienes que estar siempre. No sólo hoy por ser tu cumple, sino todos los días. Te queremos mucho. 

​PD. FOTO BADOOOOO​




N añade:



Voy a usar menos palabras que Bich, pero el sentimiento es el mismo. El señor de la barba es un tipo estupendo (aunque le guste esa presunta imitación de Chiquito), la Themi es un Hamor, las magdalenas ibicencas están de muerte, y allí todo es bonito. ¡¡FELICIDADES, pequeña!!



viernes, 3 de octubre de 2014

La familia King

Y otra vez toca multirreseña, esta vez familiar. Los King, tito Stephen y el primo Joe.

Ya es sabido, supongo, que soy muy fan del tito Stephen, casi desde la infancia. Y que sigo un poco enfadada con él por haberme roto el corazón con 22/11/63, aunque se lo perdoné un poco por haberme enganchado locamente con La cúpula (no esa cosa de la tele que se llama igual) y haberme emocionado con Joyland, que tuvo un éxito desigual en ese erial de dolor al que llamamos club de lectura.

Pues este año ya he leído otros dos libros suyos. Nota para el anónimo distanciado: tenía unos 14 años cuando llegué a Stephen King, creo que porque a mi hermano le flipaba y yo leía todo lo que había en mi casa. A Joe llegué porque es su hijo, luego me gustó y he ido leyendo todo lo que va publicando. Tú eres un prejuicioso y nunca leerás nada suyo.

Doctor Sueño es la continuación de El resplandor, aunque, en mi opinión, si no has leído el primero también te vas a enterar bien de lo que cuenta, salvo de algunos detalles.
Dice tito Stephen que siempre se preguntó qué paso con Danny después de todo lo que sucedió en el hotel Overlook (uno de los libros con los que de verdad he pasado miedo, con la peli no porque el doblaje era tan terrible que me descentraba).
Me ha gustado mucho, me ha encantado que la otra protagonista se llamase Abra, que es la chica de Al este del Edén. Esta Abra es encantadora, cariñosa, lista y muy valiente. Danny ahora es cuarentón, ha tocado fondo y le aterroriza convertirse en su padre. Abra y Danny terminan encontrándose de una forma poco convencional y entre los dos se enfrentarán a los malos más malos. Aquí sí he pasado miedo. O desazón. 
Y lo he devorado. 

"La enseñanza es un regalo en sí misma, ¿sabes? El mejor regalo que uno puede dar o recibir."
"Sus padres son de clase media-alta, todos son licenciados y todos practican el evangelio de seguir la corriente para llevarse bien. Estos niños son animales sociales domesticados."

Estas vacaciones he leído también un libro de relatos suyos Todo es eventual y psé. El otro día leí algo sobre relatos que por más que busco en mi memoria no consigo encontrar dónde lo leí...venía a decir que un relato TIENE que ser muy bueno, hay muy poco espacio, el autor tiene un posibilidad muy pequeña de atraparte, no puedes decir "vale, le doy otras 20 páginas a ver qué pasa" Corrección, era Jonathan Franzen en "Más afuera", ya hablaremos de ese libro.
Es un libro bastante desigual, claro. Algunos relatos me han flipado y otros me han aburrido. Cabalgando la bala es sensacional, así como el relato que da nombre al libro. Además, en todos hay una introducción de Mr. King explicando un poco cómo y por qué se le ocurrió cada relato. Creo que los relatos, salvo excepciones, no son su medio ideal. Creo que es un libro para muy fans que quieran completar y leer toda su obra.

"A fin de cuentas todos estamos en el mismo barco. Hemos venido a bailar y a pasarlo bien."
"Pretendo hacer reir o llorar (...)pretendo hacerme con el corazón del lector. Si lo que quieren es aprender algo, vayan a la escuela"
"Hubo momentos en que creía que enloquecería si no me fumaba un cigarrillo, y cuando por la calle me cruzaba con personas que fumaban me entraban ganas de gritarles ¡Dame eso, cabrón!¡Es mío!"
"Si eres tú quien necesita acudir a la cita, preséntate cinco minutos antes; si son ellos quienes necesitan que acudas, llega cinco minutos tarde."


También he leído "Cuernos", del primo Joe (Hill, que no utiliza el apellido de papá pero da lo mismo porque es imposible negar que es su hijo porque da hasta cuqui el parecido entre los dos) y me ha encantado. El libro comienza el día que a Ig le salen dos cuernos, ha pasado un año desde el asesinato de su novia (del que él fue sospechoso), y el hombre está de lo más perdido en la vida. Esos cuernos le permiten relacionarse con los demás de forma algo diferente, que no puedo contar porque es spoiler.

Es sumamente entretenido y engancha una barbaridad. Eso sí, si sois de los que quieren tener explicaciones de por qué pasa cada cosa, pues no es vuestro libro. A veces las cosas pasan porque sí.

"Bienaventurados los que lloran, porque en cuanto levanten cabeza recibirán otra patada en los huevos. Esto no sale en la Biblia pero tal vez debería"

"En muchas religiones Satán es el bueno. El que se lleva a la cama a la diosa de la fertilidad y después de juguetear un rato, crean el mundo. O las cosechas. Algo"

"Pero si Dios odia el pecado y Satán castiga a los pecadores, ¿acaso no están en el mismo bando? ¿No son el juez y el verdugo del mismo equipo?"

"La gente a la que quieres debería poder siempre guardarse para sí lo peor de sí misma"

"Es una regla general. Cuando la gente está asustada toma malas decisiones."

miércoles, 1 de octubre de 2014

La posibilidad de una isla


Este mes, y por una traición de Newland a su primera opción (que era Los propios dioses) hemos leído a Michel Houellebecq y su "La posibilidad de una isla".


El título es uno de los más bonitos que he visto en los últimos años. Creo que eso es lo mejor que puedo decir del libro. 

A mí no me gusta la ciencia ficción, los futuros distópicos y esas cosas. Me saturo. He leído lo mínimo imprescindible del género para no ser del todo prejuiciosa. Y pasa una cosa curiosa, seguramente he elegido bien porque los libros que he leído, como libros, me han gustado (Las crónicas marcianas, Fahrenheit 451, 1984...) pero el género (o la ambientación) me da una pereza infinita. Como dice N, la ciencia ficción en realidad no es un género, sino una ambientación. Pues bien, no me gusta esa ambientación. Ni los mundos de fantasía. Ni los seres (elfos, hobbits y toda esa parafernalia). En general, me gusta la ambientación en el mundo real. Seguramente tiene algo que ver con mi total y absoluta falta de imaginación. Sólo me gustan los superhéroes (menos Spiderman). Y un poco los mutantes.

Toda esta introducción viene a que no tengo muchísimas cosas que decir sobre el libro. No me ha gustado ni me ha disgustado. Tampoco es que haya pasado por mi vida como si no, porque me acuerdo de muchas cosas. 

No me ha gustado que el prota sea tan desagradable desde el principio, quiero hacerme mi propia composición del personaje y odiarle más o menos según avance la trama, no que me lo hagan repelente desde la página uno. Me lo he imaginado siempre poco limpio, con pinta de esos que llevan cadena gorda de oro, un pelín hortera y con pinta de baboso. Un primor de hombre. Nada de lo que dice la novela hace pensar que tenga esa pinta, pero es lo que me parece a mí. Y todo es kitsch. Un rollo de hombre.
Dice lindezas como esta

"En cuanto a los derechos humanos, es obvio que me importaban tres leches; apenas sí conseguía interesarme por los derechos de mi polla"

"Luego, como había hecho en todos los momentos difíciles de mi vida, dejé de pensar"

Salvo que pase algo raro, o me obliguen los del club, este es el último libro que leo de Houellebecq, no me compensa su parte raruna con lo que me pueda interesar el libro. Hay gente que valora más el estilo (y este es un libro que está bien escrito), pero a mí me puede más la historia. Prefiero una historia que me enganche y un estilo pichín, a un buen estilo y una historia en la que me da absolutamente igual lo que pase, que es un poco lo que me ha pasado con esta novela. Que pensaba todo el rato "por mí, como si explotan todos, los del presente y los del futuro".

Ahora, cosas que he marcado, la primera me ha dolido porque estoy bastante de acuerdo

"A los españoles no les gustan nada los programas culturales ni la cultura en general, es un terreno que les parece profundamente hostil. A veces tienes la impresión, cuando hablas de cultura, de que se lo toman como una especie de ofensa personal"

"Para él (el perro) es una maravilla recobrar la vida y la luz del día. Sus alegrías son idénticas a las de sus antepasados y serán idénticas en sus descendientes: su naturaleza incluye la posibilidad de la felicidad" hijo, qué pena de vida, si no incluyes esa posibilidad.


Hay una peli. Que no pienso ver. Anónimo distanciado: quizás te guste.

Como siempre, reseñas estupendas en los blogs de Carmen, Pau, ND y Newland

lunes, 29 de septiembre de 2014

Dos libros sobre la señorita Buncle

A finales del año pasado me comprometí (conmigo misma, que es un asco, porque son los compromisos que da más coraje romper) a hacer una reseña por cada libro que leyese en 2014, para seguir los pasos del nananananana líder.

Me equivoqué. El año que viene lo haré mejor. Hay libros que merecen y necesitan una reseña para ellos solitos, pero hay otros que sólo dan para una anotación. Iré a un sistema híbrido, vamos, lo que me salga de las narices.

Y para lo que queda de año, veremos. Voy a intentar agrupar, porque debo (no debo, pero quiero hacerlo) nada más y nada menos que 31 libros, con mis dos narices y mi tranquilidad.

Así que vuelvo al redil, con los dos libros que forman la trilogía sobre la señorita Buncle. No leáis más si no habéis leído el primero.

En "El matrimonio de la señorita Buncle" la encontramos felizmente casada, viviendo una vida llena de ajetreo y compromisos sociales que no le gusta nada, por lo que acaba otra vez viviendo en una población pequeña. Y claro, pues pasa lo que pasa, que se fija mucho en todo y que todo le parece digno de contarse. Me ha recordado a los blogueros, pensando "esto es posteable".
Aunque es un libro agradable de leer, no le llega ni a la suela de los zapatos al primero. Eso es así y es así. Creo que la autora no fue consciente de que la historia de Barbara no daba para tanto.




El último libro de la trilogía "Las dos señoras Abbott" no tiene nada que ver con los dos anteriores. De hecho, yo no lo llamaría trilogía. Por lo que he leído sobre la autora (sí, soy una friki y cuando leo algo que me gusta, quiero saber más cosas sobre la historia del libro y del autor) era muy dada a incluir, aunque fuera de pasada, a personajes de otras novelas suyas. Y esto es lo que hace aquí. Han pasado unos años y Barbara Abbot está muy ocupada con su familia y aunque aparece recurrentemente es siempre en plan pasaba por aquí. Un poco timo. La historia se centra más en la otra señora Abbot, que no cuento quién es, por si acaso.
Para mí es increíblemente flojo y me ha dado mucha rabia despedirme así de un personaje tan especial.

Nota para el anónimo distanciado, que sé que te lo estás preguntando: llegué a estos libros porque había leído el primero y me gustó mucho. Por eso seguí con la trilogía. Tu siguiente pregunta será cómo llegué al primero y de eso no me acuerdo. Tú ni te acerques, que no te iban a gustar nada. Y ahora deja de leer porque voy a poner anotaciones, y eso no te gusta nada (aunque con la segunda me acordé mucho de ti y de cómo son nuestras conversaciones)

"Supongo que no hay nadie normal en ningún sitio"

"En general, las conversaciones son como trenes regionales, que se paran en todas las estaciones, y esperan unos momentos para dar tiempo a los pasajeros a subir, pero cuando las dos señoras Abbott estaban juntas, iban a toda velocidad, como un tren expreso, sin detener su carrera en los apeaderos"

"Perdimos de vista el significado del fuego cuando producirlo se hizo fácil"