lunes, 1 de septiembre de 2014

Lugares donde se calma el dolor

Este mes, los valientes (valientes de verdad, os lo aseguro) lectores del club de lectura hemos abandonado Eurovisión, los votos de consenso y lo que sea para caer en el régimen del terror más absoluto. Desde ahora y hasta final de año, se impone la dictadura más atroz, esto va por turnos y eliges el libro que quieras y los demás se aguantan. Tiemblo pero no lo veo mal, a mí esto del club me sigue sumando más de lo que me resta.

 

El libro de este mes, Lugares donde se calma el dolor, además de tener un título plenamente engañoso es el libro más horrible que he leído en lo que llevamos de año, en lo que llevamos de club y casi en lo que llevo de vida. No me ha gustado nada. Es aburrido, pedante, pretencioso y cero ameno.

 

Que este buen señor es cultísimo y eruditísimo, pues sí. Pero lo cuenta todo taaaaan aburrido y taaaan cursi que a mí me perdió como público realmente rápido. Porque se enreda. Dice que habla de lugares y es una excusa...voy paseando por Londres, oh, en este banco hizo pis el perro de Oscar Wilde, os voy a contar todo lo que sé de él, en varios idiomas, algunos sin traducir, que si necesitáis traducción no cumplís el mínimo que requiero a mis lectores...estoy exagerando, pero sólo un poquitito chiquitín.

Se enreda unas cinco páginas hablando de árboles, nos cuenta todos los puentes que ha cruzado en 2004, el número concreto y detallado de días que Zweig pasó en Brasil, nos explica la fonética de algunas palabras en pinyin y yo ya directamente me quería morir. A ver, que yo sé que tengo menos sensibilidad que una patata, pero es que no sabéis lo que era esto.

 

Eso sí, lo he devorado. Y me he saltado tres trozos, unas 100 páginas de las casi OCHOCIENTAS (líder, yo te adoro, pero OCHOCIENTAS...) y ha sido realmente deberes para mí. Lo he leído hecha una astragada de la vida, como si fueran a venir a quitármelo, sólo por terminarlo cuanto antes y poder irme de vacaciones relajadita.

 

La parte de Zweig y lo que explica del pensamiento de Confucio sí me ha interesado levemente. Pero no tanto.

 

Frases que me han horrorizado

 

"Todavía es muy joven y desconoce lo que es tener nostalgia del tiempo propio y el ajeno."

"Las lágrimas de Miro, ese estupor infantil ante la muerte, quizá sean las gotas que el rocío posó sobre estos sarmientos."

"¿Se puede ser poeta sin haber librado alguna vez a una cigarra del peligro de su mudez?"

Cursi, muy cursi.

 

"Ellos son mayores que ellas y todos hablan muy cariñosos y entusiasmados. Si fueran matrimonios aquí habría más silencio que en la Gruta de la Sibila, por lo que deduzco que es un buen lugar para las infidelidades, para el adulterio" No quiero entrar en lo personal, pero si tu pareja no te habla igual te tienes que plantear que se aburre mortalmente con tanta erudición.

 

"Me considero un buen conocedor del cine mudo." Lo dicho, un poco pedantito.

 

Para mí es plenamente el premio limón de este año. En los blogs de ND y Newland habrá reseñas algo más entusiastas, Carmen y Pau creo que no han sido muy felices este mes. Los enlaces, en la barra lateral, estoy con la tablet y no sé enlazar.

martes, 5 de agosto de 2014

Cine de verano: Cantando bajo la lluvia

Puede que otros años ya se haya hecho, pero es el primero en el que yo me he enterado. Este año, en pleno centro, los madrizleños hemos tenido cine de verano. Y chulísimo, además. Están poniendo pelis de estreno, pero también hay viernes de sing-along (yo ya he ido a cantar Mamma Mia y el Rocky Horror Picture Show), y además, pelis clásicas en versión original. Una oportunidad sensacional para poder ver en pantalla grande esas pelis que has visto mil veces en la tele.

Acabo de llegar a casa. Hoy hemos visto Cantando bajo la lluvia, uno de mis musicales favoritos. Soy un público fácil para los musicales, cualquier peli, serie, obra de teatro...en la que canten, para mí ya tiene puntos ganados. Lo veo todo y me interesa todo lo relacionado con ellos. Cuando me jubile espero poder dedicarle más tiempo todavía y ser una sabia del asunto.

Cantando bajo la lluvia no revolucionó el cine de su época, ni siquiera fue un gran éxito, pero es maravilloso. Es tierno, cantan, bailan que parece que es fácil eso de bailar, te ríes locamente en un par de momentos (no, no, no!! Sí, sí, sí!!), me duele la cara de estar sonriendo durante toda la peli, ha sido uno de esos momentos para no olvidar.

Esta noche hemos recordado que Stanley Donen era un puto genio, que Gene Kelly también (a pesar de Xanadú), que hay pelis que nunca pasan de moda y que hay modas de pantalones que jamás debieron existir. Hemos visto a Rita Moreno que parece que tiene doce años, he aprendido que para poder filmar la lluvia la mezclaban con leche y hemos decidido que queremos aprender claqué.

Eso sí, como todo musical cumple la que para mí es una regla que nunca falla: hay un número muy famoso, uno que no es el más famoso pero que es tu favorito y otro que es un auténtico puro.

El número muy famoso obviamente es este



El número puro, rollazo, prescindible y que no aporta NADA es este (no lo veáis, es un rollo mortal). Esta es la versión corta, la larga es el doble de larga y el doble de aburrida



Mi número favorito es este, que es ideal y de buen rollo y todo maravilloso. Buenos días.

lunes, 4 de agosto de 2014

Cuatro hermanas

Este iba a ser el libro del mes de agosto del Club de Lectores. Yo me equivoqué y lo leí pensando que era para julio.

Ya no es el libro del mes porque nos hemos autodado un golpe de Estado. Vamos a probar otra vez con lo de que cada mes elija uno, esto puede ser una tragedia mogollónica o desembocar en el triunfo más absoluto. Para tranquilidad de todos, la parte gastronómica del club funciona estupendamente.

Es es la única novela de Jetta Carleton, Cuatro hermanas. Es curioso que una señora que vivió casi 90 años escribiera una única novela a los 50 y que no volviese a empezar a escribir hasta bien pasados los 80, nueva novela que no llegó a terminar.

Estas autoras de una única novela, como ella, Margaret Mitchell o Harper Lee, me despiertan mucha curiosidad, ¿dijeron todo lo que tenían que decir en 300 páginas? ¿era tan autobiográfica su obra que ya no tenían tema para más? ¿tuvieron la suerte del principiante y no supieron pasar de ahí? ¿qué lleva a un escritor a escribir una sola novela? Lógicamente no tengo respuesta para estas preguntas.

En Cuatro hermanas se nos narra la vida de una familia de finales del XIX y principios del XX a través de los ojos de los padres y de tres de esas cuatro hermanas. Sabiendo que Jetta era la hermana pequeña de una familia muy similar a la que nos presenta la novela quiero pensar que ella es Mary Jo, la pequeña, la que se lleva un montón de años con sus hermanas, y que es solamente espectadora de parte de lo que ocurre durante la novela, ya que la mayor parte sucede incluso antes de que ella naciera y que es narradora del inicio de la novela. No le veo mucho sentido al título en español, y sí al original que hace referencia a la dama de noche, flor que aparece en un par de momentos, muy fugaces pero importante, de la historia.

A mí me ha gustado bastante. No tiene grandes pretensiones y resulta muy sencilla de leer. Los personajes están bien definidos (a pesar de que lo que hace Callie casi al final del libro me ha resultado taaaaan incoherente que casi dejo de leer en ese mismo momento) y consigue despertar el interés. Mary Jo es la única que no está para nada definida, pero los caracteres tanto Callie y Matthew como de las hermanas (Jessica, Leonie y Mathy) creo que están bien construidos. A pesar del desastre de Callie del final del libro, que es lo más cutre de la vida y un intento de crear una sorpresa y que para mí, es fallido total.

Pese a ese detalle, creo que es un libro recomendable, sin llegar a ser algo memorable. 

Un par de cosas que me han llamado la atención

"Era una temporada de plácida irrealidad. Las vidas que llevábamos en el exterior quedaban suspendidas; los asuntos del mundo quedaban olvidados y sólo recordábamos nuestra sangre común."

"Busca primero las cosas buenas de tu mente, y el resto, o se te dará o no sentirás su pérdida."

"Al igual que su padre, Leonie sostenía que el mundo no necesitaría de muchos cuidados si la gente se comportara bien, trabajara mucho y asumiera su parte de responsabilidad."

"Siempre con componendas, queriéndolo todo sin renunciar a nada, sin nada definitivo. No había pagado el precio, sino que se había quedado con lo pequeño, lo seguro, lo razonablemente suficiente. Y eso nunca satisface a un hombre. Quizá era ése su pecado: la pobreza de espíritu."

viernes, 1 de agosto de 2014

El libro de la señorita Buncle

Este mes el club de lectura se adentra en un terreno nada pantanoso, o eso quiero pensar, porque a mí el libro me parece una delicia.

Este mes nos hemos metido en parte del universo que D.E. Stevenson creó, esta vez con "El libro de la señorita Buncle". Como soy una repipi, me he enterado de algunas cosas de esta autora, como que era prima lejana del otro Stevenson, el de la isla del tesoro y como que fue una autora muy prolífica y que solía usar a sus personajes en varias novelas, a veces sólo de pasada. 

Pese a ser tan prolífica, hasta hace muy poco no estaba traducida al español, a finales de 2012 se publica este libro y rápidamente su segunda y tercera parte que aún no he leído pero que sin duda leeré. (Nota: ya sí los he leído, habrá reseña conjunta en algún momento)

¿Y de qué va? La señorita Buncle lleva una vida tranquila y apacible, pero no su economía empieza a ser preocupante. Como no sabe hacer muchas cosas, decide escribir un libro, como si fuese una cosa sencilla. Pero claro, ha oído aquello de "escribe sobre lo que conoces" y ella no conoce muchas cosas, pero conoce muy bien a los vecinos del pueblo. Y se dedica a escribir sobre ellos. Y el libro triunfa y comienza el "sereyoísmo" que decía Gordipé, que es cuando uno se da por aludido, con o sin razón. Primero les describe y luego hace que se comporten como ella cree que deberían hacerlo. Y claro, se forma la mundial. Hay situaciones bastante divertidas y es un libro que te deja con una sonrisa en la boca. Y te hace pasar unas horas de lectura muy agradables. Es un libro sencillo que te puede dejar indiferente pero que me resulta complicado que a alguien le parezca mal. Veremos qué dicen mis compañeros lectores. 

El otro día comentábamos en el correo de los viernes que, salvando las distancias (y es que no tienen nada que ver) es un libro que recuerda mucho a "La sociedad literaria y el pastel de piel de patata de Guernsey", que es otra delicia, tal vez mayor. La vida en un sitio pequeño y cómo se revoluciona fácilmente. Cómo a veces pensamos que nadie sabe nada de nuestras cosas y que somos superdiscretos y cómo nos equivocamos todas esas veces. Eso sí, si sólo vais a leer uno de los dos, creo que es más mono el de la piel de patata. 

En cualquier caso, este libro es ideal para el verano.

Como todos los meses, podéis encontrar reseñas estupendas en los blogs de ND, Newland, Carmen y Pau. Y con un poco de suerte algo haremos a lo largo del mes en vuestro blog de libros favorito.

jueves, 31 de julio de 2014

Julio agotador

Esta podría ser yo. Plenamente
Si Junio fue el mes en el que estuve peligrosamente cerca de caer en el intensismo vital, Julio ha sido (y está siendo, que todavía tengo que sobrevivir al 31, y el 1 de agosto, a todos los efectos, casi computa como julio) el mes en el que he estado peligrosamente cerca de caer en el completo agotamiento. 23 puñeteros días laborables. 23. La muerte en vida, qué mal repartido está este mes.

Este año ni siquiera me he molestado en intentar hacer jornada intensiva. El año pasado fue pringamiento intensivo, me pegaba el madrugón para acabar currando por la tarde y mira, levantarme a las 6.30 para hacer el pringado no lo veo. Prefiero dormir una hora más, seguir siendo pringada, pero pringada con más horas de sueño encima. 

En diciembre del año pasado llegué a la conclusión de que había sido el peor mes en este departamento. Tenía razón. Este julio no ha superado a diciembre. Pero ha estado cerca. He currado como una burra, llegar y casi no levantar la cabeza hasta la hora de irme por la tarde. Ni soñar con blogs, tuiter ni nada...echo de menos mi vida 2.0. Por lo menos la 1.0 ha dado para algo: he ido a cantar a gritos Mamma Mia, a Ávila, de compras, a ver a Ahijada (se me sigue cayendo la baba pero me contengo para no ser monotema, sólo VOY A decir que me abraza fuerte y me dice que me quiere mucho)...he visto a mis amigos y hasta he ido de boda, mandando a media España fotos de lo guapos que íbamos.

También he podido ver un montón de pelis los días que no me desplomaba a las 10 de la noche, ya haré un post. Como no hay series y de lo que ponen en la tele sólo veo Masterchufa, pues pelis. Yomvi, claro, que me ha cambiado la vida. Que qué pesada, que parecen que me pagan. Ojalá. 

Y leer. Ventajas de comer sola. He comido sola todos los días laborables del mes de julio menos dos. Entre eso, la ida y vuelta al curro, y que no ponen nada en la tele, he conseguido compensar las 30 páginas que leí durante todo el mes de junio. De sobra. En el cómputo anual estoy leyendo mucho menos que el año pasado y aunque me quejo es de boquilla. Si no leo más es porque no surge o no me apetece, no porque no pueda, que es lo que sí me molestaría. 

Esta semana es la del fin del mundo. Mi teoría es que por lo menos la mitad de la gente a la que le ha entrado el furor laboral es porque se ha dado cuenta a estas alturas del año de que no ha hecho ni el huevo desde el anterior día del fin del mundo (diciembre), y claro, les entran las agonías. A ver si llega el viernes ya y se van de vacaciones. A mí me queda tanto que hasta la cuenta atrás me parece deprimente.