viernes, 19 de diciembre de 2014

Tres libros largos

El umbral de la eternidad: tercer libro de la trilogía sobre el siglo XX de Ken Follet. La historia del siglo XX me resulta apasionante y estos libros me han dado un paseo estupendo por ella.

Son casi 1.500 páginas de libro, creo que debería haber parado en la mitad, haber leído otra cosa y seguido, yo ya no estoy acostumbrada a pasarme más de dos semanas leyendo el mismo libro. El transporte público cunde mucho, pero no tanto, unas 80-90 páginas al día. 

A mí Ken Follet me gusta, seguramente nunca ganará el Nobel o el Booker, pero para mí cumple sobradamente lo que yo le pido a una novela, que me interese lo que pasa y que no den ganas de matarse por lo mal escrito que está. Escribe correcto y para mí dialoga muy bien, me creo esos diálogos porque parecen reales.

Sigue mezclando las historias de las cinco familias que conocimos en el primer libro, y como siempre, los coloca muy cerca de todos los sucesos históricos importantes. El muro de Berlín juega un papel muy importante, la novela arranca poco antes de su construcción y prácticamente termina con su caída (hay un epílogo en la actualidad, pero el final lo marca la caída del Muro, que mi yo de 14 años vivió emocionada y pegada a la tele)

"Un americano blanco puede orbitar alrededor de la Tierra pero un americano negro no puede entrar en un lavabo."

"El corazón es una especia de mapa. Uno está en el centro y todo lo demás es desproporcionado. Dibujas grandes a los amigos de la juventud, y después es imposible reajustar su tamaño cuando quieres añadir a personas más importantes. Aquellos que te han hecho daño ocupan demasiado espacio, como aquellos a quienes has amado."


Open: las memorias de André Agassi, que en realidad no ha escrito el libro, y se nota. Pero agradece

al verdadero autor indicando su modestia al no querer aparecer como tal. Un poco absurdo.
Me ha encantado. Me gustan los libros de las vidas de la gente y me apasiona el tenis. Tenía todo para gustarme y así ha sido. Cuando Agassi empezó a jugar yo ya veía el tenis, tuve la suerte de verle jugar en un Open de Madrid. Me falta Federer para haber visto a los mejores, que también vi a Sampras, con la Compe, en un partido de exhibición hace medio millón de años.
Si te gusta el tenis, es casi imprescindible, porque repasa más de 20 años de su historia. Ahora estoy esperando a las memorias de Brooke para conocer la otra cara de la misma historia.

"Por más que ganes, si no eres el último en ganar, eres un perdedor. Y al final siempre pierdes porque siempre está Pete. Como siempre, Pete. (...) Envidio a Pete por ser tan soso. Ojalá pudiera emular su espectacular falta de inspiración y su peculiar falta de necesidad de inspiración."

"Los quintos sets, no tienen nada que ver con el tenis. Es cierto. Los quintos sets tienen que ver con la emoción y con la condición física."

"Juego al tenis para ganarme la vida, aunque odio el tenis, lo detesto con una oscura y secreta pasión, y siempre lo he detestado (...) aunque odio el tenis, me gusta la sensación de devolver una pelota perfecta. Es la única paz que encuentro. Cuando algo me sale perfecto, disfruto de una fracción de segundo de cordura y sosiego."

Mr. Mercedes: y otro más de Stephen King que he leído este año, y otro acierto. Me ha gustado mucho. No hay componente sobrenatural, ni fantasmas, ni viajes en el tiempo. Sólo una investigación, aunque desde el principio conocemos la identidad del asesino. Está contado desde el punto de vista de los dos, el asesino y el poli retirado que se empeña en dar con él y no parar hasta detenerle. Además, esta vez no la ha cagado con el final (que no le perdono el final mierder de La cúpula) y queda todo bastante cerrado. No cuento más porque la recomiendo mucho y no quiero espoilear sin querer, que es algo que se me da bastante bien. A los que no os gustan los libros de miedo también os va a gustar. Mr. King es algo más que novelas de terror, este es un ejemplo de ello.

"¿Alguna vez ha querido usted a alguien que no le caía bien?"

"Todo sistema creado por la mente humana puede ser pirateado por la mente humana."

miércoles, 17 de diciembre de 2014

Tres libros cortos


La última noche: no me gustan los relatos cortos. Es algo que ya sospeché mientras leía el año pasado a Alice Munro y que ahora confirmo. Quiero la historia completa, no mirar por la mirilla en un momento muy puntual y que la historia continúe sin yo saber qué va a pasar. 


Partiendo de esa base es un libro que está bastante bien, sobre todo la historia que da título a la recopilación, aunque para mí no va a ser un libro memorable, por lo dicho, es que no me gustan los relatos cortos (en unas cuantas líneas negaré la mayor..,). Todas las historias tienen un poso de tristeza, o de mal rollo o de las dos cosas.

Se lee del tirón, un par de días de transporte público. ¿Recomendable? Sí, pero sólo si te gustan los relatos cortos

"Crees que conoces a alguien, te lo parece oprque cenas con él, juegas a las cartas, pero en realidad no es a´si. Siempre te llevas una sorpresa. Uno no sabe nada."

"Aquella mañana (...) sentados al sol con las piernas levantadas, satisfechos y conscientes de ello, enamorados el uno del otro, aquel día supe que tenía todo lo que la vida me podía ofrecer."

Vida tinta: ahora es cuando niego la mayor. Son relatos cortos y me ha encantado. Me he metido de
lleno en todas las historias, me ha gustado el lenguaje, me he reído, me he enternecido, me he puesto triste. Es un libro que me ha transmitido un montón de cosas y tampoco sé explicar muy bien por qué...pero si a mí no me gustan los relatos cortos!! Cosas de la vida

"- Anda, dime que me quieres.
- Me gustas. Eres muy divertido. Eres bonito y a ratos me dan ganas de comerte."

"Se murió sin tocarle las manos ni probarle la boca en la piel, sin saber cómo era su abrazo. Pero con la estúpida tranquilidad de no haber sido nunca una molestia."

"Las cosas se dicen en broma cuando no hay valor para decirlas en serio."

"La sinceridad es una mierda. El diálogo también."

La Venus de las pieles: ciento y pico años antes de las tontunas de Grey. Un libro verdaderamente transgresor y sin necesidad de tanto morderse el labio, tanto mirar hacia arriba ni tanto polvo tan mal contado. Una relación sadomaso que es algo que por más que intento mi rubia cabeza es incapaz de comprender. Incomprensión total y absoluta. Uno dispuesto a no ser nada, y el otro encantado de que no lo sea. A ratos se me ha hecho hasta desagradable, y aunque es muy cortito estaba deseando terminar. Aunque precisamente el final es lo peor del libro. Suaviza demasiado el tono. Vi poco después la peli, que tampoco me fascinó.

"La moraleja es que, tal como la naturaleza la ha creado y como el hombre en la actualidad la trata, la mujer es enemiga del hombre, pudiendo ser su esclava o su déspota, pero jamás compañera. Sólo cuando el nacimiento haya igualado a la mujer con el hombre, mediante la educación y el trabajo; cuando, como él, pueda mantener sus derechos, podrá ser su compañera. En la actualidad (1870, os recuerdo) somos el yunque o el martillo. 
Yo fui un burro al hacerme esclavo de una mujer, ¿comprendes? Esa es la moraleja: el que se deja dar de latigazos, se lo merece."

lunes, 15 de diciembre de 2014

Otros libros del verano

Dije que iba a reseñar todos los libros que leyese este año. Y por mis narices. Aunque de algunos no me acuerde mucho y tenga que juntarlos para que salga algo. El año que viene lo seguiré haciendo, pero mejor. Espero. Además, a quién le importa. A mí no, desde luego.

Divas rebeldes: se nota a la legua que es un libro que empezó como un encargo del Hola. Bastante superficial, aunque no por eso es menos entretenido de leer. No aporta grandes cosas, pero se hace bastante ameno de leer. 
Recomendable como lectura piscinera.
María Callas: "Yo soy superficial, pero frívola nunca". "Una diva, además de cantar e interpretar, tiene que ser una diosa en la vida cotidiana."
Cocó Chanel (a Christian Dior): "Me encanta lo que usted hace, pero viste a las mujeres como si fueran butacas"
Jackie Kennedy Onassis: "Vales tanto como tu matrimonio" (esto se lo dice su madre, que era un amor de mujer)




La hora de los fósforos: me apetecía leer algo ligerito y reirme. Pues no lo
 conseguí demasiado. No tengo muy claro como llegó este libro a mi kindle, pero creo que no lo recomiendo, salvo que seas fan del programa. Yo no lo soy, salvo lo de camastrones. Prescindible.




Los propios dioses: o las cosas que hago por mis amigos. En el fondo soy una blanda y como no me gusta parecer una estrecha de mente o una irracional que se cierra en banda a cosas de vez en cuando leo algo que me llama tanto la atención como tirarme por una ventana. Leyendo este libro he conseguido varias cosas
1. hacer feliz a Newland, ya que al menos lo he intentado
2. ver a N descojonándose de mis caras de estupor. De hecho, dejó de leer y sólo se dedicaba a mirarme.
3. reafirmarme en el convencimiento de que a mí no me gusta la ciencia ficción, como no me gusta la fantasía y las aventuras. Habrá cosas puntuales que sí, pero lo normal es que no.

Es un rollo de libro y me aburrí casi todo el rato. La primera parte es la menos rollo y la tercera un peñazo. La segunda es una ida de olla que me pasé todo el rato diciendo pero, ¿qué cojones es esto? y N descojonado. Nada, no lo recomiendo nada..

"Contra la estupidez, los propios dioses luchan en vano. Yo no soy un dios y no voy a luchar más."

Proyecto esposa: llegué a este libro vía Mahiraless, que comentó en tuiter que le había parecido muy
mono y como soy muy culo veo culo quiero, me lo agencié. Es realmente muy mono. Es Sheldon enamorado, enternece ver al prota todo torpito en sus relaciones sociales. No me termina de convencer el rollo poder milagroso del amor, pero se lo perdono por lo dicho, es mono y tiernito. Y en algunos momentos te partes. Recomendable.

"Soy alto, inteligente y sano, tengo 39 años, un estatus relativamente elevado y unos ingresos superiores a la media como profesor adjunto; lo lógico sería que le resultase atractivo a una amplia gama de mujeres. En el reino animal conseguiría reproducirme sin problemas."


Mis whatsapp con mamá: otro libro mono. Es original porque está hecho como a pantallazos del whatsapp. En una parte del libro es difícil no sentirse identificado porque casi todos tenemos alguna anécdota de nuestros padres y el wa. La mía es que mi padre me mete permanentemente en grupos con mi hermano para aprovechar y darnos guerra a los dos a la vez, y yo me dedico a salirme en el momento en el que me doy cuenta. Y dejo al otro solo porque mi padre tarda en pillar que me he salido. Pero es que me tiene rodeada, ahora ya hasta por skype. También recomendable, se lee en un par de horas sin mucha complicación. 


viernes, 12 de diciembre de 2014

Más libros veraniegos


En la cocina con la drama mamá: no leí el primero porque ya me había leído el blog y no sé si aportaba algo nuevo, pero siempre me ha parecido un blog muy entretenido y al enterarme de que era todo contenido nuevo, me pareció una lectura muy apropiada para las vacaciones. Aunque tengo que reconocer que ha sido el verano que más “psé” he leído, no es culpa de este libro. 


A ver, es lo que es, un entretenimiento. Y para eso cumple sobradamente su función: leerlo durante una tarde al sol, pues una gozada. Te ríes, aprendes algo de cocina, si te interesa, y ya. 

“La normalidad es una suerte. Es un lugar cómodo en el que sentarte, en el que encuentras a otro que te entiende y sufre por lo mismo que tú.” En un mundo en el cada vez es más raro ser normal, me ha parecido una frase muy reconfortante.

Los caballeros las prefieren rubias/Pero se casan con las morenas: ojalá estas dos novelitas hubiesen venido en libros distintos o yo hubiese sido lo suficientemente previsora como para leer algo entre medias de las dos partes, porque la segunda mitad (Pero se casan con lasCua morenas) se me hizo un poquito de bola. 

Es imposible no imaginar a Marilyn decir todas las bobadas que dice Lorelei, aunque creo que el personaje es más tonto en el libro. Pero como no recuerdo muy nítidamente la peli, pues igual me lo estoy inventando. Es irónica, es divertida, para pasar un buen rato, sin mucha más trascendencia

“Cuando una chica es una señora de verdad, por mucho que se divierta, siempre se acuerda de vigilar las joyas que lleva.”

“Una chica ha de andar con los ojos muy abiertos o de lo contrario, en París, una se divertirá tanto que no conseguirá nada.”

“Un tal Lui dieciséis, que parece que es un caballero que se dedica al negocio de muebles antiguos."

“Dorothy dijo que mi inteligencia se parecía a una radio, porque una escucha la radio días y días y es todo muy deprimente, pero de repente la radio pone algo formidable, nos da una verdadera obra maestra.”

“Un hijo que se parece a un padre rico vale tanto como una buena cuenta corriente.”

“Según lo que había visto ser cristiana significaba que todo está permitido siempre y cuando una no reconozca que lo que hace le divierte.”

“Dorothy no dudó ni un instante y tomó inmediatamente la decisión errónea.”

miércoles, 10 de diciembre de 2014

Diario de lecturas: los favoritos del verano

Yo tengo una serie de autores que prácticamente nunca me decepcionan: Nick Hornby, John Irving, Stephen King, Almudena Grandes y Lionel Shriver. De todos ellos he leído casi todo (quizá menos de Mr. King porque este hombre escribe como churros y ha habido épocas en mi vida en las que he estado muy distanciada de él).

De casi todos he leído algo este año, me ha faltado Hornby, pero su próxima novela estará en unos meses y ya le vale, cinco años de vacío, eso está fatal. 

Este verano en Málaga he leído pichín. El cuerpo no me pedía grandes cosas y he leído mucha chorradita que claro, luego no me ha dejado contenta. Pero con estas dos novelas he compensado mucho los ratos más psé que he pasado con otras.

Big brother: Lionel Shriver me fascina, todo lo que he leído suyo me ha gustado mucho. Tengo mis favoritas (Todo esto para qué) pero en general nunca me ha decepcionado. Y este verano tampoco. 

La sensación que tengo con ella es que hay un hilo conductor importante, un tema común en todas sus novelas, que es el abuso. El abuso en sentido amplio pero en el círculo estrecho de quienes en teoría más nos quieren, nuestra familia. Cómo nos aprovechamos de ese amor, cómo no nos damos cuenta (o perdonamos fácilmente) a la gente que queremos cuando abusa de nosotros, cuando nos hace dar más de lo que de verdad querríamos. Cómo nos responsabilizamos (como decía Gordipé hace poco) del bienestar de otros que no se preocupan ni de su propio bienestar, ni mucho menos del ajeno. El problema es el límite, ¿cuándo te rindes? ¿en qué momento marcas el límite, cuántas cosas aguantas hasta que no puedes más? Me ha dejado muy mal cuerpo, no por lo que va pasando en la novela (que también, y por otras cosas) sino por esa especie de revelación que he tenido leyéndolo y que me ha cabreado más todavía porque me ha hecho identificar esos momentos en que no he marcado el límite o cuando lo he marcado pero a la otra parte sólo le ha servido para limpiarse el culo con él. 

He apuntado tantísimas cosas que no soy capaz de hacer una selección que no implique cuatro páginas, así que me lo dejo todo apuntadito en el cuaderno y recomiendo muchísimo este libro, y todo lo de esta autora. A mí me entusiasma.

Las tres bodas de Manolita: con Almudena Grandes me pasa casi lo mismo. Me gusta cómo escribe
tanto como mal me cae ella. Es totalmente irracional porque no la conozco de nada y hace años que ni la escucho por la radio, pero me cae fatal. Que en realidad no importa porque lo importante en este caso son sus libros y esos me encantan, salvo Te llamaré viernes que ni lo tengo porque me aburrí la vida cuando lo leí hace un montón de años.

Otra vez nos cuenta una historia de la posguerra, y no sé por qué digo otra vez si es el hilo conductor de sus últimas novelas, una suerte de episodios, que si se leen poco espaciados pueden resultar repetitivos y un poco cansinos, pero no es el caso. Aunque debería haber dejado pasar más tiempo desde el anterior. 

He adorado a Manolita, me ha gustado su normalidad en unos tiempos de tan poca normalidad, entera, sensata, valiente...desde el principio del libro "En los buenos tiempos las jovencitas se casan por amor. En los malos, muchas lo hacen por interés. Yo me casé con un preso en los peores, por dos multicopistas que nadie sabía poner en marcha" Una manera estupenda de llamar la atención del lector y hacer que quieras saber más. 

Una parte de mí está deseando que la Grandes termine estos episodios, porque se me hace un poco monotema, por otro lado me da un poco igual porque es de esos pocos autores de los que sé que voy a leer (y a comprar en papel) todo lo que escriba. También muy recomendable.