miércoles, 1 de julio de 2015

Honrarás a tu padre

Este mes, los atrevidos lectores del club de tortura (aunque cada vez menos tortura, y también cada vez menos lectura, acabaremos siendo un club gastronómico-festivo) hemos leído un tocho inmenso. Poco más de seiscientas páginas. De mafiosos.

Es mi última elección de este año, tengo por delante nueve libros que no he elegido yo, pero me da todo igual porque una vez más, conmigo he triunfado. Con los demás es otro tema, pero ya nos pelearemos por eso en el podcast. No sólo he triunfado, sino que he triunfado lo más grande. Lo mejor que hemos leído en el club este año, pero de lejos. 

Elegí este libro porque me lo había recomendado el anónimo distanciado (hola, caracola) y porque soy un público entregado a todo lo que tenga que ver con mafiosos. Además, no era una novela tal cual, sino que era un relato, supongo que algo novelado o, al menos, embellecido, de la historia real de los Bonanno. De verdad pensaba que era mi mejor baza para el club, teniendo en cuenta que, shame on me, soy bastante egoísta al elegir los libros. Ese es otro debate para otra ocasión.

Tengo que reconocer que los principios fueron cualquier cosa menos prometedores, parecía densísimo y que no llevaba a ningún sitio, y de repente en algún momento entre el 5 y el 10% del libro, dio un vuelco y se vino arriba. Arribísima. Porque he disfrutado un montón con la historia, los trucos de los mafiosos para irse escaqueando...el auge y la caída de la familia Bonanno, sus rencillas familiares y con otros grupos.

Sí que tengo dos cosas que reprochar al libro

1. no llevar el orden cronológico. Alrededor de la mitad del libro te cuenta hechos que se han producido durante toda la narración anterior. Descentra.

2. podía contar lo mismo en 150 páginas menos. Va de menos a más y luego de más a menos, remontando bastante con el epílogo, en el que el autor nos cuenta su relación personal con Bill y su familia.

Algunas cosas que he marcado

"No creían en la igualdad ante la ley; las leyes las redactaban los conquistadores (...) cada nueva flota traía nuevas leyes a la tierra pero, sin importar quien fuera el autor de la ley ésta siempre parecía favorecer al rico por encima del pobre, al poderoso sobre el débil."

"Creía que las clases dirigentes de los Estados Unidos, al igual que las de Sicilia, sentían gran respeto por dos cosas: el poder y el dinero."

"Bill no aceptaba, ni siquiera para sus adentros, que lo que hacía en la vida era moralmente incorrecto."

Yo lo recomiendo. Dicen que es el libro que inspiró Los Soprano. Ni flores. Que se pronuncie alguien que haya visto la serie.

Como siempre, otras reseñas muy apañadas (o reseñas del trozo del libro que se han leído, en algunos casos) en los blogs de Desgraciaíto, Carmen, Pau y Newland.

Aprovechamos el relajo estival para darlo todo. La próxima entrega de nuestras desventuras será el día 15 de julio cuando hablaremos de "De brillante porvenir", de John DosPassos

jueves, 25 de junio de 2015

Pau cumple 40

Hace tres años eras Livia. Ahora eres Pau, mi Pau enfurecida, la que se entretiene enzarzándose en tuiter (hasta con los reyes magos XDD)

Hace tres años no te esperabas la felicitación y creo que este año tampoco mucho, pero vamos a intentar celebrar tus 40 con un despliegue bloguero, que estas cifras importantes son de mucho celebrar, en el 2.0 y en el 1.0 (vamos, que cuando quieras nos llevas de cervezas)

Han pasado montones de cosas en estos tres años, algunas malas, pero la mayoría buenas. Ahora vivimos lejos pero casi todos los días sé de ti. O te veo pasar enfurecidamente por mi TL, que es algo que me hace sonreir y que me da la certeza de que estás bien. Seguimos charlando como cotorras, pensando y diciendo maldades, riendo como locas y disfrutando mucho cada vez que nos vemos. Te has muerto de pena por no estar cerca cuando he estado triste y sólo por eso me sentía un poco menos sola. Estas últimas semanas sabes que han sido duras y en todo momento te he sentido cerca. Y ya. Que lloro y hoy no es día de llorar.

Seguimos sin tener una rutina fija de correos, pero nos da lo mismo. Hoy me he dado cuenta de que hace ya CINCO AÑOS que nos conocemos (cinco, flipas), que me parece que se han pasado volando. Sigo pensando que fue una suerte esconderte.

Tu vida ha cambiado infinitamente: vas a ser una mamá. Y lo vas a hacer bien, déjate de rollos. Tienes el suficiente sentido común como para que todo vaya bien, además has elegido sabiamente a la madrina del churumbel, que eso hace mucho. Vamos a ser comadres, flipa otra vez. Que es una palabra horrorosa, pero es casi como ser familia. Y eso mola.

Pero tengo un reproche. Sí, lo sé, es horrible reprochar a una de tus amigas más queridas el día de su cuarenta cumpleaños, pero la vida es así de dura: ME DEBES UNA FUNDA. Hombreyá.

Te quiero mucho, amiga. Sigue feliz. Nos vemos pronto y lo celebramos como se merece.

domingo, 21 de junio de 2015

Bichispazos (24)

Aquí estamos, que hacía mucho ;)

Por una extraña tradición, y porque me da la gana, he decidido instaurar el 21 de junio como el día de "San Bichispazo", patrón de... pues eso, de disparates tan impagables como los que vais a leer a continuación. Qué menos que ellos tengan un día en el calendario, y nosotros un Santo al que encomendarnos cuando los leemos.

¡Dedicado a ti, oh Bichejo! ¡Musa inigualable, y fuente de toda genialidad... sin sentido! Con amorrrr.

¡Agarráos fuerte!




-"No sé ni dónde están las bayetas, voy a saber dónde me escondes los regalos..."
        (También es verdad, no sé para qué me esfuerzo en esconderlos tanto)

-"Yo soy feliz organizando... ¡Y maquinando!"
        (Es como un genio del mal, pero en pequeñito)

-"Conmigo tienes que ser un poco más fan y un poco menos objetivo"
        (¡Di que sí! ¿Quién quiere a su lado a un hombre con criterio?)

-"Soy tal para cual"
        (Y tanto, hija, y tanto...)

-"El diseño de las nuevas latas de coca-cola es anti-contra-intuitivo. No es para nada rubia-friendly"
        (Para "anti-contra-intuitivo", ese adjetivo... tela marinera)

-"Anda, quítate las gafas, que te voy a dar un beso extremo"
        (¡Si es que estar casado contigo es un deporte de riesgo!)

-"800 gramos no es ni un kilo de arroz... ni de nada"
        (Vale, te convalidamos el sistema métrico decimal. Siguiente lección)

-"Anda, abrázame bien, no de meter mano"
        (Jeje, Pensabas que no me atrevería a ponerlo, ¿eh?)

jueves, 4 de junio de 2015

Temporada 2014-15, la tele

Esta semana he dado por terminada la temporada de tele 2014-2015. El resultado es bastante bueno, porque apenas he dedicado tiempo a cosas que no me interesan. 

Series que han terminado

White Collar: procedimental flojito pero entretenido cuyo mayor reclamo es el siempre guapísimo Matt Bomer. Seis temporadas de las que sobran al menos dos.

A to Z: la gran decepción. Yo me esperaba una comedia romántica y se quedó en un bluf, efecto gaseosa total.

Parks and Recreation: la tragedia de mi vida es que algunas series no duren para siempre. Pawnee pasa al olimpo de mis lugares felices y no estoy tan triste porque volveré a verla. Más de una vez.

Glee: he terminado de verla por pura fidelidad y al final me quedé bastante contenta con el cierre de las tramas. Si conozco algo de lo que suena en la radio en los últimos años es gracias a esta serie.

Revenge: otra serie que termina después de lo que tocaba. La segunda temporada es un rollo mortal y la cuarta se les iba de las manos. Con todo, me lo he pasado bastante bien con esta serie de malos y más malos (buenos no hay ninguno). 

Mad men: la mejor serie en emisión en los últimos años. No es mi favorita, pero es estupenda. El final me ha encantado, me ha parecido muy coherente con toda la trayectoria de la serie. 

The Mindy Project: no cuenta porque Hulu nos la recupera, y menos mal, porque ese final abierto me hubiera dañado mucho. Espero que sepan cerrarla en condiciones. Amo a Danny Castellano.

Girls: no debería contar porque va a seguir. Pero en este caso soy yo la que termina con ella. Es como mirar un accidente, pero voy a dejar de mirar. Me parece bastante absurda y tengo otras cosas (no sé si mejores, probablemente) con las que perder el tiempo.

Las comedias

Unbreakable Kimmy Schmidt: lo mejor es la canción del principio y los secundarios, Kimmy tiene a ratos momentos muy asesinables. Creo que la seguiré viendo, son pocos capítulos y cortitos, eso juega a su favor.

Mom: no sé cuántas vueltas se puede dar a la relación amor-odio entre madre e hija, pero de momento me la quedo porque me sigo riendo, que es lo mismo que me pasa con TBBT, que sí, que está más sosa que nunca, pero me lo sigo pasando bien. Soy un público fácil y agradecido.

Modern Family: pues un poco lo mismo, no ha sido su temporada más brillante, pero como estoy encariñada, pues sigo. Como seguiré con Galavant, ya que han tenido a bien renovarla. Hay caballeros, princesas, torneos...y cantan. Yo no sé qué más le podemos pedir a una serie. Ah, sí, que sean episodios cortos. Y eso también lo tiene.

La que se avecina: muy poco elevado, lo sé. Pero es que lloro de risa con ese cúmulo de despropósitos que no tienen ni pies ni cabeza. También os digo que más de hora y media por episodio es completamente demencial.

Mundo Shonda

How to get away from murder: a mí esta señora me fascina con sus series locas y sus cositas. Mucho flashback y mucho flashforward, es sensacional de puro loca. Igualito que Scandal, a la que he aficionado hasta a mi padre, que es igual de destructivo que yo, pero ahí andamos, enganchados locamente y discutiendo si nos gusta más Fitz o Jake para la mohínes.

Anatomía de Grey: cuánto me gustará esta serie, que he vuelto a empezar desde el principio, estoy terminando la segunda temporada. Y aunque algunos capítulos los he visto tres o cuatro veces, me sigue gustando. No es ni de lejos la mejor serie que veo, pero es de mis favoritas. Hasta en las peores temporadas he seguido enganchada como una loca.

Las procedimentales

Mentes criminales/CSI: las dos que comparto con N, vemos asesinatos juntos, que eso une mucho a las parejas. No hay mucho más que decir, salvo que en las dos tenemos a personajes a los que odiamos irracionalmente.

Major Crimes: en la estela de The Closer, pero sin Brenda Leigh no hay color. El adolescente tiene cara de señor mayor y me perturba. Pero me sigue compensando porque es una serie muy de "estoy en casa", todo te es familiar y no te da sobresaltos.

Person of interest: no sé si cuenta como procedimental. Me ha gustado más la primera mitad de la temporada que la segunda y aunque me da un poco de pena, creo que es una buenísima idea darle una temporada corta como cierre. Mejor echarla de menos que de más.

El batiburrillo

Me he tragado DOS Masterchef Junior, el americano y el español. Shame on me, que no me gusta ver a niños en programas de adultos, pero me los trago en modo fan. Los niños americanos dan casi más grima de puro repipi que los nuestros. 

The jinx (El gafe): serie documental MUY recomendable sobre Robert Durst y sus supuestos asesinatos. Son seis capítulos de 40 minutos y se ve como si fuera una miniserie, es sumamente entretenido.

El Ministerio del Tiempo: yo me lo he pasado fenomenal. No es perfecta, ni falta que le hace, pero me ha hecho sentarme los lunes delante de la tele a esperar que empiece una serie española. Sólo por eso tiene su mérito.

Jane the virgin: no sé si es comedia (porque reirte te ríes) o drama (por todo el componente telenovelesco) pero la primera temporada ha sido una sorpresa. Positiva. Salvo el último capítulo que tiene un giro que me chirría por todas partes. Me chirría tanto que no tengo claro ni si voy a seguir viéndola.

Los dramas

Nashville: culebroneo country. Hasta muertos hemos tenido esta temporada. Pero cantan, que para mí es un punto a favor. Me gusta mucho este country moderno y ojalá me diera la vida para conocerlo más. Dicen que la próxima es la última. Ojalá.

The good wife: mi serie favorita. En el que ha sido su peor año, ha vagado un poco sin rumbo y eso me ayuda a sobrellevar que seguramente la séptima será su última temporada. Que está muy bien lo de siete años, debería ser lo máximo que dure una serie.

House of cards: otra que a ver si no tarda tampoco mucho en terminarse que mi suspensión de incredulidad no es eterna. Pero sólo por ver a la maravillosa Robin Wright me compensa todo, qué estilazo, qué estilismos y qué pedazo de frase final. 

El verano lo voy a dedicar a las series cortas: Juego de Tronos, Orange is the new black...y al proyecto Urgencias, que me quedé atascada en la segunda temporada.

Para la temporada 2015-2016 me gustaría no empezar a ver cosas nuevas, al menos hasta que estén bien estabilizadas. Quiero no sustituir con series nuevas las que terminen, quiero ver cosas que no vi en su momento (Los Soprano y Six feet under que la vi a trompicones) y volver a ver cosas que me gustaron (Gilmore Girls y The West Wing).

miércoles, 3 de junio de 2015

Blitz o las desrecomendaciones

Soy idiota. Y terca como una mula. Quiero pensar que más terca que idiota, pero después de esto ya no estoy muy convencida.

Las desrecomendaciones me llaman, como un trapito rojo, allá que me voy. Debería ser al revés, que despertasen más interés en mí las recomendaciones, pero no siempre es así.Una reseña positiva, bien contada, puede terminar de decidirme o incluso hacer que algo me llame la atención, pero una negativa despierta a mi lado doña contrarias y me empieza a apetecer, sobre todo cuando la gente dice "pues pensaba leerlo pero ya no", pues yo, al revés. Como las tontas. Y esta vez lo he pagado caro. O no.

Caro en realidad no ha sido porque el libro me lo ha regalado Moli. Cero euros. Con la curiosidad de que mantenía sus piquitos doblados. Me ha gustado leer un libro con los piquitos doblados de otra persona, leer más despacio esa página para tratar de averiguar qué le llamó la atención, qué le disgustó tanto (porque en este libro otra cosa no es posible) como para marcar y es curioso ver que desgraciadamente hemos coincido en muchas. Podéis verlas en su post.

Yo he añadido una genial en plan "Pepita me confesó que era una especie de vampiro. Soy una especie de vampiro, me dijo", olé y olé tus huevazos. Tócate las narices. Es que ni me molesto en ir a por el libro para copiar la frase.

El libro es un horror. Es una historia idiota, con un lenguaje bastante pobre y un tono en general bastante pueril. En mi mini-reseña de goodreads lo he llamado intensismo de garrafón. Y encima cuesta DIECISIETE EUROS!! Pero qué me estás contando...yo flipo. Hay que tener poca vergüenza, 166 páginas de más que dudosa calidad. Porque claro, me cascas 17 euros por El último encuentro y mira, merece la pena la relación calidad-precio aunque el libro sea cortito. Pero es que, claro, El último encuentro es maravilloso y esto es lo peor que he leído en años. Vamos, menuda mierda. Acaba de superar en mi lista de odios personales a Albert Espinosa. 

Esto es una completa tomadura de pelo, que estoy convencida de que se lo han publicado porque es él y además, me hace pensar qué pasa, sobre todo en los suplementos culturales. ¿Todo es bueno? ¿Es bueno porque es del mismo grupo editorial? ¿Es bueno porque me lo regalan y si lo critico igual no me regalan más? Alucinante.

No he sabido ver nada positivo en este libro, quitando el hecho de que se acaba.