martes, 19 de julio de 2011

De colegios y uniformes

Septiembre de 1978: la pequeña Bichejo va al colegio por primera vez, toda contenta porque “sabes, mamá, que en el cole voy a aprender a leer bien del todo? y que voy con uniforme, como las mayores?”

Quitando un primer momento de lloros, mi madre al recogerme me encontró llorando a moco tendido, “porque lloraban todos”, creo que el resto de los catorce años que pasé fueron siempre estupendos.

Durante un par de años también fue el colegio de Garrapata, que iba todo mono con su uniforme…luego le mandaron al colegio sólo de chicos que está enfrente del mío, sólo de chicas. Ahora ya son mixtos los dos. Yo no eché nada de menos a los chicos, seguramente por tenerles enfrente. Todos mis amigos de Sitio Misterioso son del colegio de enfrente. Con lo pava que era yo a partir de cierta edad, creo que no me hubiese venido bien tenerles cerca, porque si ya era una hormona con patas teniéndoles enfrente, no quiero pensar qué hubiese pasado de tenerles en la misma clase.

Me encantó llevar uniforme, en momentos de desesperación todavía lo echo de menos, el no tener que pensar qué me pongo mañana. Y eso que a veces era un rollo, porque eran estrictas con el tema uniforme hasta el disparate, por ejemplo, el lazo del pelo sólo podía ser azul marino o blanco. A veces hacía una interpretación algo laxa de esa norma y acababa con un lazo morado o turquesa (de esos de Don Algodón de lanita, me encantaban, soy una pijamierda y qué?) y poniendo cara de inocente “pero sor, si es un lazo azul”

Opiniones sobre el uniforme hay tantas como culos, desde los que odian el concepto por la teórica supuesta pérdida de personalidad al ir todas las niñas igual (mi objeción: tienes tooooodo un mundo de complementos para diferenciarte) hasta las que lo adoran en plan así todas las niñas van iguales y no hay diferencias (mi objeción es exactamente la misma: siempre tienes los complementos, mochilas, bolis… para diferenciarte)
Yo soy fan. Y si tengo niños algun día, creo que querría que fueran a un colegio con uniforme, me parece lo más cómodo del mundo. Y más barato. Que si vistes de lunes a viernes de uniforme tampoco vas a tener dos mil trajes para el fin de semana. Pero lo de barato no lo sé, porque no controlo precios en ropa de niño.

Y como paso de posts laaaaaargos, otro día cuento más cosas del cole.

14 comentarios:

Yamane dijo...

Yo soy pro uniforme. No te gastas un dineral en ropa y no tienes que pensar nada para vestirles. Creo que es algo súper cómodo, aunque no llevé, pero me habría gustado.

Bruja Naranja dijo...

Mi Peque es el único crío de la familia, así que le regalan tanta ropa que si le vistiese con uniforme la dejaría aún más nueva que ahora. Algunas cosas se las pone solo un par de veces, pero los niños crecen y de un año para otro no les vale casi nada.
Nunca llevé uniforme y tal vez por eso los odio. Por eso y porque me duelen los ojos cuando veo a las crías con la falda tableada recogida en la cintura para convertirla en un cinturón ancho. Qué horror.

Doctora Anchoa dijo...

Pues yo soy anti-uniforme total. Supongo que será porque yo también llevé uniforme y era horrible. No se ha inventado nada que favorezca menos que eso. En mi colegio las monjas controlaban también el color de los lazos, e incluso de los zapatos, y la largura de las faldas y apreturas de las camisas. Ainsssss...

Mak dijo...

Yo estuve en un colegio de monja de los 6 a los 16 años y también tenía uniforme. Siempre lo he echado de menos, eso de levantarme y saber qué me iba a poner.
En mi colegio también eran y son pavas hasta morir: los lazos y gomas deben ser burdeos, los tenis deportivos blancos absolutos y con calcetines blancos y nada de que sean tobillero, todas las prendas deben llevar el bordado del colegio... que se compra en una mercería donde te clavan lo máááááááááááás grande. Las madres pasan, compran los polos y pantalones en cualquier centro comercial y luego los mandan bordar, porque sino te sale el chandal completo (pantalón, sudadera y camiseta) por 100€ tranquilamente y ya imagina el uniforme otro...

En fin, un beso

molinos dijo...

Yo llevé uniforme desde los 6 hasta los 14. Uno horrible, marrón y no tengo ningún trauma.

Como madre de dos princezaz con gustos estéticos totalmente opuestos soy superfan del uniforme. 5 dias sin lucha por qué se ponen y claro que se ahorra..duran muchísimo.

Miss Hurry dijo...

Yo también llevé uniforme hasta los 14 y soy pro uniforme, por lo que te ahorras y porque no tienes que pensar lo que te vas a poner. La verdad es que no recuerdo haberme planteado si quería llevarlo o no... era lo que había, aunque también he de decir que feo, horroroso tampoco era.

Cleo dijo...

Yo no tuve uniforme..pero mi sister que estuvo en parvulos en uno de mojas tenia que llevar baby...eso si siempre con falda debajo..que las monjas no querían a las niñas con pantalones...con los inviernos tan frios que había en Granada...a mi si me gustan porque son más cómodos a la hora de vestirlos para el cole...

Mil besos guapa

Kotinussa dijo...

Yo llevé uniforme de los 6 a los 15. Y era hasta bonito. En diez cursos no gasté más que dos uniformes, porque nos los hacían grandecitos para ir sacándoles de las costuras, así que mi madre se ahorró muchísimo dinero. Y, que yo recuerde, ninguna estábamos traumatizadas.

Ahora te ves en la circunstancia de tener que decirle a la madre de una niña de 13 ó 14 años que no puede venir a clase así, porque algunas vienen con pinta de putona total.

Patito dijo...

Cuando yo era niña teníamos el uniforme único por lo que TODOS los colegios tenían el mismo uniforme plomo con camisa blanca y chompa ploma, ya sea el colegio más caro o el más barato, el de la villa o el del cerro pero luego cuando ya me faltaban dos años para terminar el cole la norma cambió y cada cole empezó a usar su propio uniforme. El uniforme de mis hijos es bonito, me fastidia un poco el que mi pequeño tenga que usar corbata pero la verdad sea dicha él ya se acostumbró hace rato y la que hace los pucheros soy yo. Y son un ahorro.

Islander ! dijo...

En mi época escolar sólo había un colegio con uniforme, el de monjas, y eran tan basto que me alegré de no estar apuntada en él y le cogí manía a los uniformes en general. Ahora lo veo todo diferente, desconocía los diferentes tipos de uniformes que exisitían y me hubiese encantado llevarlos (los de hoy en día). Eso de no tener que pensar qué te vas a poner es lo más.

Bichejo dijo...

YAMANE: de vez en cuando surgen rumores en la GRAN empresa de que pondrán uniforme, y creo que soy la única que sonríe emocionada ante la idea de no pensar más qué me pongo

BRUJA NARANJA: le regalan ropa? pobre!! igual él preferiría llevar uniforme y que le regalasen juguetes o cosas así, no??

DOCTORA ANCHOA: sí, hay mucha gente que acabó harta de uniforme. Mi primer año en Madrid sufrí la vida, me di cuenta de que no sabía casi elegir la ropa...

MAK: pero a pesar de lo caro del uniforme, con dos uniformes tiras un montón de años, y no compras tanta ropa de diario...yo creo que cunde.

MOLI: el mío era casi casi mono, y trauma cero, lo de no pensar es mucho mejor que ir de calle, qué estrés.

MISS HURRY: es que algunos uniformes dan pena infinita de puro feos. El de mi colegio era el segundo más bonito, había otro mejor, mucho más conjuntado, pero el nuestro no estaba del todo mal
Igual eso influye en ser pro o anti uniforme

CLEO: la comodidad y el no pensar son factores importantes, además te ahorras luchas mañaneras por la ropa.

KOTI: yo llevé uniforme durante 14 años, el último sigue en casa de mis padres, que me dio penica tirarlo. Habré usado unos cuantos, porque de pequeña tienes dos completos nuevos y luego vas teniendo uno nuevo y otro más viejillo

PATITO: todos los colegios el mismo?? y como sabíais de qué cole era cada uno?? no mola eso.

ISLANDER: el mío era de los monos, había unas niñas que iban con un pichi marrón y una rebeca marrón, que daban un poco más de pena, pero nosotras ibamos de azul y blanco y no estaba del todo mal. Ahora en vez de camisa llevan polo, que es un poco más feo, pero sigue siendo un uniforme apañado

Jenny dijo...

Hola Bichejo =) Te sigo desde unos dias y me encantas! Estoy empezando a leerte desde el principio... jeje

Pues yo era de las que no me gustaba nada la idea del uniforme, pero ahora estoy trabajando como au pair en el extranjero y cuido de unos niños y es mucho más cómodo el uniforme. No tienes que pensar que les vas a poner... si no se manchan les puedes poner la ropa dos dias seguidos, compras menos ropa para el dia a dia y fin de semana...

Así que estoy contigo! Arriba los uniformes =) Me mata lo de los complementos...

Salud@s y que pases un feliz verano!

Zanawsina dijo...

Yo también crecí con uniforme... Y es algo tan terriblemente cómodo que me da igual el precio o las objeciones. Me encantaría trabajar también con uniforme (cuando lo he tenido que hacer, era una maravilla).

Bichejo dijo...

JENNY: otro voto para el uniforme!! Al final parece que no es tan malo

ZANA: es lo más cómodo de la vida.